Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Salud y Movimiento del cuerpo Trauma Ziran Qigong

El cuerpo tiene la capacidad de raparse y curarse a sí mismo

El daño a las lumbares ya está hecho y eventualmente necesitará una intervención quirúrgica, pero debía -y debo, en presente- intentar aplazarla el mayor tiempo posible. 

Dada mi edad y mi buen estado de salud en general, mi cuerpo hará todo lo posible por regenerar la zona dañada y curarse a sí mismo, sólo tenía que darle la oportunidad y facilitarle el trabajo. 

Además del seguimiento médico, tenía que comprender que el hecho de que una persona externa lo resuelva por mi (con la intervención médica), no evita que al cabo de unos años, con toda seguridad, desarrolle mas complicaciones en la columna y otras hernias discales, puesto que la raíz del problema continúa estando ahí y sin resolverse, causando daños invisibles -como las termitas- hasta que todo se derrumba. 

Sin embargo, para facilitar el proceso de sanación, hay que tomar conciencia de tres aspectos importantes de cómo se llega hasta ahí:

1.     La herencia genética. 

A nivel biológico, la propensión a ciertas enfermedades o padecimientos que también están presentes en otros miembros y generaciones de mi familia (la lista de familiares con problemas en las lumbares es larga y continúa en aumento). Además, en mi caso, la vértebra L5 es más angosta y está ligeramente rota, posiblemente por un accidente o una caída fuerte durante la niñez (solía montar a caballo), con lo cual había un mayor bloqueo en esa zona.

2.     El contexto familiar, social y cultural.

Observar y comprender cuáles son los patrones que estoy reproduciendo de mi entorno familiar, social y cultural, sobre todo en cuanto a la forma de manifestar y canalizar -interna y externamente- las emociones, las creencias, las relaciones y la comunicación, el control, la auto-regulación, los problemas y el estrés en el cuerpo. 

Al ser aprendidas, pueden modificarse mediante un proceso a fondo de sensibilización y autoconocimiento que puede hacerse en solitario, o con el acompañamiento de un terapeuta cualificado. Lo que sí es importante es la implicación de tu entorno inmediato para facilitar el proceso e introducir los cambios sistemáticos necesarios a corto, mediano y largo plazo.

3.     El contexto biográfico personal: Yo.

Responder a la pregunta de ¿por qué, un problema latente se detonó en ese preciso momento de mi vida? 

Además del presente y el pasado inmediato, hay que remontarse hacia atrás para encontrar el origen del problema.

A veces es un reflejo de una herida emocional con una huella muy profunda y aún abierta que habíamos “olvidado”; o más bien un evento traumático que “ocultamos” debajo de otros para no verlo, ni mucho menos recordarlo, a la espera de un mejor momento para lidiar con él. Quizá sea una situación de vida o muerte que afrontamos y creíamos superada, especialmente durante la niñez, pero que resurge cada vez que nos sentimos amenazados, activando gatillos instintivos de respuesta de huir, pelear, paralizarse o fingir (flight, fight, freeze, or fake response), nublando y limitando nuestra capacidad para actuar y responder en el momento presente. O hasta puede tratarse de creencias adquiridas sobre nosotros mismos que desarrollamos cuando éramos niños y que seguimos perpetuando hasta convertirnos en aquél personaje que recreamos, a manera de imagen distorsionada y borrosa que nos devuelve el espejo al mirarnos, y que provoca una desconexión interna entre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Existe mucha información, libros y videos sobre El Trauma y la Somatización. Personalmente, les recomiendo a los doctores Peter A. Levine (en español), Gabor Maté, Steven Porges y Dan Siegel, a quienes he estudiado y en cuyos webinars he participado.

ADVERTENCIA. La herida emocional puede estar oculta o ser muy profunda, por lo que aconsejo solicitar la ayuda y el acompañamiento profesional de un terapeuta especializado en el tema, antes de adentrarse en el proceso.

SIGUIENTE: Descubriendo al Maestro Liu Deming

Podría decirse que mi experiencia con el Ziran Qigong del Maestro Liu Deming, es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo, y mostrarte un camino hacia la autorecuperación, la vida saludable y la felicidad duradera. Compartiendo mi historia espero otras personas se beneficien también.

¡Ése es el espíritu!

Llevados por la alegría de salir a disfrutar de la belleza de la naturaleza durante la primavera, solemos pasar por alto lo inestable que es el clima en esta época del año, y lo equivocados que pueden llegar a estar los pronósticos meteorológicos. Anuncian que no lloverá, pero terminas empapado de arriba abajo, que fue […]

Abre tu corazón y sonríe

Un rostro serio y apagado habla de la ausencia de alegría en el interior, mientras que la sonrisa natural, las risas espontáneas y un rosto luminoso muestran la vitalidad, alborozo, animación, entusiasmo, felicidad, contento, júbilo, gozo y regocijo del corazón. De manera inconsciente e involuntaria, todos cargamos -en mayor o menor medida- con un bagaje invisible. Son […]

Cuando el curriculum vitae es un camino de vida

“El ser humano es el ser fronterizo que no tiene ninguna frontera. El cierre de su ser-en-casa por medio de la puerta significa ciertamente que separa una parcela de la unidad ininterrumpida del ser natural.” Encontramos esta afirmación de Simmel, sociólogo alemán, en un delicioso artículo publicado en 1909 con el título de Puente y puerta. […]

Cambios a favor

Cada vez presto más atención a los árboles y plantas para comprender mis circunstancias y tomar decisiones. Si te fijas en ellos enseguida percibes sus “latidos”, que se hacen eco en los tuyos. Y así, ocupándote de ti,confirmas si estás en el sitio adecuado, o si necesitas más luz, o menos agua, o un lugar […]

La sombra de un árbol torcido

Sigue viva en mi memoria la frase que pronunció, hace más de 40 años, la directora de la escuela católica en la que me formé: “Un árbol que crece torcido jamás su tronco endereza”. Si bien es cierto que dicha expresión nunca iba explícitamente dirigida hacia mí, sin embargo, flotaba alrededor mío como amenaza siempre […]

Encuentro con un árbol caído

¿Y si del árbol caído hacemos otra cosa (que no sea leña)? Cuando vemos un árbol caído observamos un tronco “truncado”, en el sentido de interrumpido en su crecimiento hacia arriba. Esta afirmación nos puede conducir a dos reflexiones y un juego de palabras. 1 La primera de ellas tiene que ver con la representación […]

ana@arisenalba.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s