Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Salud y Movimiento del cuerpo Ziran Qigong

“No hay mal que por bien no venga”

El camino hacia la autosanación.

Cómo olvidar los dichos y refranes mexicanos populares que con tanta frecuencia recitaban a coro -en mi caso, mis abuelas, mi mamá y mis tías- cada vez que les narrábamos un acontecimiento que creíamos catastrófico o trascendental en ese momento, aunque algunas veces, eventualmente resultara ser un drama pasajero. 

De la larga lista, el más repetido, sin duda alguna, ha sido el de recuerda que.

no hay mal que por bien no venga”.

Lo traían a colación tanto si sollozábamos a mares y desconsoladas porque acabábamos de terminar con el novio, como si hubiéramos sufrido una caída del caballo que requería atención médica urgente, comentábamos una enfermedad grave o la venta de un negocio o lugar entrañable.

Con los años, comprendías que la frase también la utilizaban como un cierre y clausura de algo. Un punto y a parte en la narración, indicando con el silencio en la conversación que religiosamente le seguía -muy breve para no incomodar a los presentes-, que las respuestas a los espacios en blanco que tan desesperadamente buscábamos rellenar en ese preciso instante, únicamente podrían revelarse con el paso del tiempo. La conversación se detiene, pero no así el proceso de aprendizaje personal -y en solitario- que exige silenciar tus miedos, aceptar lo sucedido, rendirse al aquí y al ahora, renunciar a un desenlace específico y confiar -más allá de creencias religiosas- en que el resultado final será el mejor de todos los posibles. 

Un punto y aparte que nos obliga a pasar página porque “la vida sigue”, pero que no pretende cerrar nuestra herida sino que la deja en suspensión, esperando a que regresemos de caminar del bosque, que mudemos de piel como una serpiente, o quizá -en los casos más complejos y profundos que nos desgarran por dentro y por fuera-, hasta que nos transformemos de orugas a mariposas. 

Por supuesto que la velada promesa de un futuro mejor implícito en el refrán, no impide que te quedes dándole vueltas en la cabeza a lo sucedido, una y otra vez, en un intento -generalmente fallido- de que pasados unas horas o inclusive unos días, todo cobre sentido y se resuelva como por arte de magia.

El trabajo interior que requiere soltar o dejar ir ya sea un sueño, una persona, una relación, un lugar, una culpa o un fracaso -por nombrar algunos casos- es complejo, pero la repetición silenciosa de esa frase anclada en un futuro mejor, siempre tiene el efecto de bálsamo sanador que ayuda a curar todas las heridas.

Lo más sorprendente es que el mentado dicho popular hace su aparición cuando menos te lo esperas, iluminando el cielo como un rayo para sacudirte hasta la médula, con el estruendo ruidoso de su llegada.

Es así como mientras el tren hacía el trayecto inverso de la ruta para regresar de Madrid a Barcelona (muy lejos de México y de las voces familiares que me lo recordaran para levantarme el ánimo) después de mi segundo curso de Ziran Qigong con el Maestro Liu Deming, también lo hacía yo en el tiempo, reflexionando con una sonrisa sobre esos tres últimos años de mi vida que los había pasado inmersa en la recuperación de mi salud. 

Aunque el proceso continúa y ha sido un reto difícil, aparentemente inalcanzable por momentos, cuanta razón tenían al decir que “no hay mal que por bien no venga”.  

Esta es mi historia.

Descubriendo al Maestro Liu Deming

Podría decirse que mi experiencia con el Ziran Qigong del Maestro Liu Deming, es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo. Espero que compartirla ayude a otras personas a confiar en su capacidad para superar cualquier dificultad y sus problemas de salud. Por Ana Isabel Villaseñor.

El cuerpo dice ¡basta!

A mis cuarenta y dos años de edad y madre de un hijo de cinco años, me encontraba con problemas de movilidad en la columna y constante dolor intenso, debido a dos hernias discales en la zona lumbar (L3-L4 y L4-L5) que bloqueaban gran parte del paso de la información nerviosa a las piernas.   ¿Eres […]

El cuerpo tiene la capacidad de raparse y curarse a sí mismo

El daño a las lumbares ya está hecho y eventualmente necesitará una intervención quirúrgica, pero debía -y debo, en presente- intentar aplazarla el mayor tiempo posible.  Dada mi edad y mi buen estado de salud en general, mi cuerpo hará todo lo posible por regenerar la zona dañada y curarse a sí mismo, sólo tenía […]

Los primeros pasos hacia la recuperación

Comienza el largo maratón. Llegué a la consulta del neurocirujano creyendo que sería una carrera rápida de cien metros, que el problema de mis hernias discales se solucionaría rápidamente en el quirófano, y me encontré al principio de un maratón que durará toda mi vida. Además de la toma de conciencia y del trabajo interior […]

Recordando las palabras mágicas: Chi Kung

De madrugada y sin poder dormir más horas por el dolor en la espalda (provocado un par de hernias discales en las lumbares que bloqueaban la médula espinal), me puse a pensar en qué ejercicio podía hacer sola y en la casa con fines curativos tal y como lo había sugerido -entre otras cosas- el […]

Descubriendo al Maestro y al Ziran Qigong

Después de recordar las palabras mágicas “Chi Kung”, descartar muchos videos disponibles online e intentar infructuosamente seguir otros más, uno de ellos captó mi atención porque estaba filmado en un espacio verde arbolado y con una luz cálida que me recordó esa tarde en el jardín de la casa de mi tío. Era del Maestro […]

Aviñón: tres años después

Una mañana después de la clase de Aqua Gym, Neus, mi maestra, me pidió si le podía enviar los videos del Maestro que practicaba para dárselos a una de sus alumnas que sufría de un problema en las lumbares. Al entrar en la página web por primera vez en muchos meses, descubrí con sorpresa que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s