Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Ziran Qigong

Aviñón: tres años después

Una mañana después de la clase de Aqua Gym, Neus, mi maestra, me pidió si le podía enviar los videos del Maestro que practicaba para dárselos a una de sus alumnas que sufría de un problema en las lumbares. Al entrar en la página web por primera vez en muchos meses, descubrí con sorpresa que el Maestro Liu Deming se encontraba en Francia ofreciendo cursos. 

Al llegar a casa, se lo comenté a mi esposo, quien me instó a inscribirme. Sería una insensatez de mi parte el no aprovechar esa oportunidad estando tan cerca (todavía tenía problemas como bajar el torso hacia delante, sentarme en el piso o durante más de dos horas seguidas).

Tenía mis dudas, porque no sabía con quién ni con qué me encontraría. Pero finalmente me decidí y elegí el de Aviñón organizado por Anne Augé sobre el Nivel 1 (una secuencia que trabaja en las articulaciones y los músculos).

Conocía esta forma de memoria y podía irme sola en un tren directo desde Barcelona (y moverme durante las cuatro horas del trayecto). Total, si no me gustaba, por lo menos me quedaría el consuelo de haber viajado a un lugar de la Provenza que me encantaba durante la primavera. Además, el lugar en el que nos alojaríamos se veía muy bonito, rodeado de jardines y viñedos, el Château de la Chapelle en Châteauneuf de Gadagne (a 15 km de Avignon). Aunque no hablaba bien francés, lo importante era que sí podría comprender al Maestro porque la clase sería en inglés (con traducción simultánea).

Me fui un día antes a Aviñón, pero por un error al leer el horario, llegué tarde y ya había comenzado el curso. Ni siquiera tuve tiempo de registrarme para dejar mi maleta en el cuarto ni de cambiarme de ropa. El encargado del Château -quien hablaba perfectamente bien inglés- me acompañó hasta una sala en el cuarto piso. Al abrir la puerta y entrar al espacio, descubrí que estaba completamente lleno. Con mucha vergüenza, encontré un hueco al fondo y me incorporé a la clase. 

En el primer receso, antes de que pudiera acercarme a presentarme y pedir disculpas, el Maestro ya estaba a mi lado preguntándome: ¿quién eres? con una sonrisa en el rosto y voz cálida. Así empezó la segunda parte de mi recorrido con el Maestro Liu Deming.

Al decirle mi nombre abreviado, “Ana”, y que venía de Barcelona, me reconoció inmediatamente como la persona que años atrás había comprado todos sus DVDs (el mismo había tomado el pedido y enviado el paquete) y quiso conocer mi historia. Escuchó atentamente sin hacer comentarios; pero durante las clases, el Maestro estuvo siempre al pendiente de mi evolución, corrigiendo mis posturas corporales para ayudarme a eliminar los evidentes y numerosos bloqueos que persistían.

Aunque comenzábamos a las siete de la mañana con una meditación de una hora y media, y terminábamos a las siete y media de la tarde, las horas se pasaban volando. Entre más practicaba, mejor me sentía. 

Gracias a las observaciones y correcciones del Maestro Liu Deming, recuperé la fluidez y la curvatura natural de mi columna ahí mismo, facilitándome sentarme directamente en el piso sin dolor y bajar hacia delante hasta tocar el piso con los dedos. Todo un hito. En esos cuatro días intensivos avancé más de lo que había conseguido en dos años.

Valga decir que al Maestro que descubrí era generoso con su conocimiento, divertido y alegre, increíblemente vital, cercano y sobre todo, muy humano (se mostraba tal cual era, con sus luces y sus sombras). He tenido la suerte de que con el transcurso de los años, se haya convertido en mi amigo y parte de mi familia, además de mi Maestro. Y ese grupo de Aviñón con el que comencé mi andadura, en un gran grupo de hermanos de entrenamiento.

Al regresar a Barcelona, al constatar mi mejoría, me inscribí al siguiente y último curso disponible organizado por Florentino “Tino” Álvarez en Madrid, en el que enseñaría el “Level 2” (Nivel 2, una secuencia de movimientos específicos para limpiar la médula y que me resulta más difícil de seguir porque se centra en fortalecer la columna vertebral).

Fotografía de grupo (arriba) proporcionada por Anne Augé

Descubriendo al Maestro Liu Deming

Podría decirse que mi experiencia con el Ziran Qigong del Maestro Liu Deming es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo, y mostrarte un camino hacia la autorecuperación, la vida saludable y la felicidad duradera: “no hay mal que por bien no venga”.

“No hay mal que por bien no venga”

El camino hacia la autosanación. Cómo olvidar los dichos y refranes mexicanos populares que con tanta frecuencia recitaban a coro -en mi caso, mis abuelas, mi mamá y mis tías- cada vez que les narrábamos un acontecimiento que creíamos catastrófico o trascendental en ese momento, aunque algunas veces, eventualmente resultara ser un drama pasajero.  De […]

El cuerpo dice ¡basta!

A mis cuarenta y dos años de edad y madre de un hijo de cinco años, me encontraba con problemas de movilidad en la columna y constante dolor intenso, debido a dos hernias discales en la zona lumbar (L3-L4 y L4-L5) que bloqueaban gran parte del paso de la información nerviosa a las piernas.   ¿Eres […]

El cuerpo tiene la capacidad de raparse y curarse a sí mismo

El daño a las lumbares ya está hecho y eventualmente necesitará una intervención quirúrgica, pero debía -y debo, en presente- intentar aplazarla el mayor tiempo posible.  Dada mi edad y mi buen estado de salud en general, mi cuerpo hará todo lo posible por regenerar la zona dañada y curarse a sí mismo, sólo tenía […]

Recordando las palabras mágicas: Chi Kung

De madrugada y sin poder dormir más horas por el dolor en la espalda (provocado un par de hernias discales en las lumbares que bloqueaban la médula espinal), me puse a pensar en qué ejercicio podía hacer sola y en la casa con fines curativos tal y como lo había sugerido -entre otras cosas- el […]

Descubriendo al Maestro y al Ziran Qigong

Después de recordar las palabras mágicas “Chi Kung”, descartar muchos videos disponibles online e intentar infructuosamente seguir otros más, uno de ellos captó mi atención porque estaba filmado en un espacio verde arbolado y con una luz cálida que me recordó esa tarde en el jardín de la casa de mi tío. Era del Maestro […]

La acupuntura: un golpe de suerte

Lali Gubèrn y Jorge Herralde (editorial Anagrama) se enteraron por boca de mi esposo de mi problema en la columna y de la repuesta del Dr. Prim unos días después de nuestra visita, y sin pensarlo dos veces, me dieron los datos de un maravilloso doctor en acupuntura a quien me recomendaban con insistencia tras […]

¡Ése es el espíritu!

Llevados por la alegría de salir a disfrutar de la belleza de la naturaleza durante la primavera, solemos pasar por alto lo inestable que es el clima en esta época del año, y lo equivocados que pueden llegar a estar los pronósticos meteorológicos. Anuncian que no lloverá, pero terminas empapado de arriba abajo, que fue […]

Abre tu corazón y sonríe

Un rostro serio y apagado habla de la ausencia de alegría en el interior, mientras que la sonrisa natural, las risas espontáneas y un rosto luminoso muestran la vitalidad, alborozo, animación, entusiasmo, felicidad, contento, júbilo, gozo y regocijo del corazón. De manera inconsciente e involuntaria, todos cargamos -en mayor o menor medida- con un bagaje invisible. Son […]

Cuando el curriculum vitae es un camino de vida

“El ser humano es el ser fronterizo que no tiene ninguna frontera. El cierre de su ser-en-casa por medio de la puerta significa ciertamente que separa una parcela de la unidad ininterrumpida del ser natural.” Encontramos esta afirmación de Simmel, sociólogo alemán, en un delicioso artículo publicado en 1909 con el título de Puente y puerta. […]

ziranmen.com
Artes Marciales

ziranqigong.com
Página oficial

learn.zrqi.org
Clases online

Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Salud y Movimiento del cuerpo Ziran Qigong

La acupuntura: un golpe de suerte

Lali Gubèrn y Jorge Herralde (editorial Anagrama) se enteraron por boca de mi esposo de mi problema en la columna y de la repuesta del Dr. Prim unos días después de nuestra visita, y sin pensarlo dos veces, me dieron los datos de un maravilloso doctor en acupuntura a quien me recomendaban con insistencia tras constatar la mejoría en casos muy complicados de amigos suyos: el Dr. Teixidor.

Solicité una cita ante la insistencia de mi esposo, y la confianza ciega de Lali. Su consultorio se encontraba en la avenida Diagonal frente a la famosa Casa de les PunxesCasa de los Pinchos, en catalán—, un edificio diseñado por el arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch.  Llegar hasta ahí era muy sencillo, pero salí de casa con mucho tiempo de antelación, calculando mi paso súper lento al caminar (aunque les sea difícil de creer, las personas de la tercera edad eran más rápidas que yo), y las múltiples paradas que necesitaba para descansar en los bancos a lo largo del camino hasta ahí.

Nada más llegar, me sentí como en mi casa. El doctor Teixidor y su esposa -una señora muy guapa y elegante de origen japonés- eran encantadores y el espacio tenía una atmósfera zen muy sobria y luminosa, adaptada al espacio del edificio modernista clásico de la zona del Ensanche. 

Como ya venía siendo costumbre, al estudiar las resonancias magnéticas se asombró tanto o más que el doctor Prim. Directamente me dijo -con un marcado acento inglés británico- que el problema que tenía requería cirugía. De eso no había duda. Dado que había sido el propio neurocirujano el que me había recomendado intentar mitigar el dolor con la acupuntura, si en cinco sesiones no conseguíamos resultados, no habría mas remedio que pasar por quirófano para remover el bloqueo. 

Imagen de Markus Distelrath en Pixaba

El Dr. Teixidor tenía estudios en medicina (aprendió el arte de la acupuntura en Japón, en donde vivió durante muchos años antes de venir a vivir a Barcelona con su familia), y me explicó nuevamente mi problema en las lumbares, llevándose las manos a la cabeza cada vez que veía las imágenes.

Estaba en la misma situación que los viajeros de la impresión de color en madera (arriba) del artista japonés Utagawa Hiroshige, que encontraron una piedra enorme bloqueando el camino Tōkaidō en el paso de la Montaña Sayo, en Nissaka (la 25.ª estación) de la ruta que conectaba Edo (hoy en día Tokio) y Kioto: ¿qué hacemos? -quizá se preguntaban observándola en busca de una solución- ¿la dejamos así, la rodeamos, la hacemos a un lado, la destrozamos, la extraemos?

La posible vía de solución -difícil, sino imposible- consistía en quitar de en medio, es decir, empujar -hacia la orilla, como si fuera una bola de billar- el bloqueo presente en la médula espinal que estaba presionando los nervios e impidiendo el paso de la información a las piernas. 

Modelos para moxi. The New York Public Library. Digital Collections.

Los detalles de los pasos a seguir fueron enriquecidos con información invaluable sobre los meridianos de acupuntura, los mismos que el Maestro Liu Deming utilizaba para guiar los movimientos del Ziran Qigong (Chi Kung). 

Además, me hizo observaciones puntuales para identificar los excesos y los desequilibrios en mi cuerpo a través de las emociones, así como recomendaciones varias sobre mi alimentación (algunos nuevos por introducir y otros, a evitar) y otras indicaciones pertinentes para obtener los mejores resultados:

el doctor hace el 20% del trabajo, el paciente todo lo demás.”

Dado la dificultad que implicaba, se quedó con una copia de las pruebas para estudiarlas.

Entre sesión y sesión de acupuntura (dejando semanas entre una y otra, para ver sus efectos y siguiendo de cerca el proceso), practicaba a todas horas el qigong y el taichí con los videos del Maestro Liu Deming, y la respuesta de mi cuerpo no pude ser más satisfactoria. 

Autumn moon over Tama River. The New York Public Library. Digital Collection.

Gracias a su sabiduría como médico y a su maestría con la acupuntura, sólo necesité esas cinco sesiones para meterme de lleno en el camino hacia la recuperación.

Tres años después, al regresar de mis primeros cursos de Ziran Qigong con el Maestro Liu Deming en Aviñón y Madrid, las resonancias magnéticas reflejaron lo que el doctor me había propuesto como meta: la médula espinal estaba limpia.

Video de Jean & Martin & Michele Nomad Nation en Pixabay.

La vida felizmente nos recuerda, afortunadamente, en repetidas y numerosas ocasiones, que además de los obstáculos y las dificultades, por el camino también nos encontramos con personas invaluables; mientras unas nos dan la mano para levantarnos, otras nos alegran el andar. El Dr. Teixidor ha sido ambas.

Tras jubilarse y cerrar su consulta, siguió atendiéndome siempre que lo necesité. ¡Muchas gracias!

Acupuntura y Shiatsu en Madrid con “Tino” Álvarez: 696.925.820

Las imágenes antiguas usadas pertenecen a la Colección Digital de la Librería Pública de Nueva York. Arriba: Paso por la Montaña Sayo “Nissaka: Sayo Mountain Pass (Nissaka, Sayo no nakayama)”.

Descubriendo al Maestro Liu Deming

Podría decirse que mi experiencia con el Ziran Qigong del Maestro Liu Deming, es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo, y mostrarte un camino hacia la autorecuperación, la vida saludable y la felicidad duradera. Espero que sirva de esperanza para que cada quien, encuentre su camino. Por Ana Isabel Villaseñor.

“No hay mal que por bien no venga”

El camino hacia la autosanación. Cómo olvidar los dichos y refranes mexicanos populares que con tanta frecuencia recitaban a coro -en mi caso, mis abuelas, mi mamá y mis tías- cada vez que les narrábamos un acontecimiento que creíamos catastrófico o trascendental en ese momento, aunque algunas veces, eventualmente resultara ser un drama pasajero.  De […]

El cuerpo tiene la capacidad de raparse y curarse a sí mismo

El daño a las lumbares ya está hecho y eventualmente necesitará una intervención quirúrgica, pero debía -y debo, en presente- intentar aplazarla el mayor tiempo posible.  Dada mi edad y mi buen estado de salud en general, mi cuerpo hará todo lo posible por regenerar la zona dañada y curarse a sí mismo, sólo tenía […]

Recordando las palabras mágicas: Chi Kung

De madrugada y sin poder dormir más horas por el dolor en la espalda (provocado un par de hernias discales en las lumbares que bloqueaban la médula espinal), me puse a pensar en qué ejercicio podía hacer sola y en la casa con fines curativos tal y como lo había sugerido -entre otras cosas- el […]

El cuerpo dice ¡basta!

A mis cuarenta y dos años de edad y madre de un hijo de cinco años, me encontraba con problemas de movilidad en la columna y constante dolor intenso, debido a dos hernias discales en la zona lumbar (L3-L4 y L4-L5) que bloqueaban gran parte del paso de la información nerviosa a las piernas.   ¿Eres […]

Los primeros pasos hacia la recuperación

Comienza el largo maratón. Llegué a la consulta del neurocirujano creyendo que sería una carrera rápida de cien metros, que el problema de mis hernias discales se solucionaría rápidamente en el quirófano, y me encontré al principio de un maratón que durará toda mi vida. Además de la toma de conciencia y del trabajo interior […]

Aviñón: tres años después

Una mañana después de la clase de Aqua Gym, Neus, mi maestra, me pidió si le podía enviar los videos del Maestro que practicaba para dárselos a una de sus alumnas que sufría de un problema en las lumbares. Al entrar en la página web por primera vez en muchos meses, descubrí con sorpresa que […]

ARISEN ALBA

ana@arisenalba.com

Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Salud y Movimiento del cuerpo Ziran Qigong

Descubriendo al Maestro y al Ziran Qigong

Aunque fuera una auténtica odisea -por momentos imposible- mover el torso unos milímetros hacia los lados o inclinarme (había perdido la curvatura natural de la columna y estaba tan recta y rígida como un palo de escoba), y sincronizarlo con las piernas, instintivamente sentí que su descubrimiento era un punto de inflexión, como si finalmente hubiera encontrado una veta de oro en una mina abandonada. 

A lo largo del día, y cada vez que el dolor me impedía estar más tiempo sentada, acostada o parada, me iba a la sala para practicar.

Descartados los vídeos de artes marciales por razones obvias, al terminar el del atuendo azul de los Cinco Elementos para no aburrirme, seguí con el blanco del Level 1, el rojo del Level 2 y hasta con el otro blanco con pasos, el de “Beijing 24 Form”, una secuencia de Tai Chi que terminaría aprendiéndome de memoria de tanto practicarla (una de las pruebas que me hicieron para conocer el daño en las vértebras de las lumbares fue el caminar en línea recta únicamente con la punta de los pies, y después con el talón; algo aparentemente sencillo pero en lo que fracasé, por lo que era un buen referente de mi progreso).

Master Liu Deming en su primer viaje a Barcelona (2016).

Como tenía muchas horas a lo largo del día y de la noche, también exploré otros videos de Qigong y Taichi de otros estilos y Maestros. Aunque me gustaban, me costaba más trabajo hacerlos y la respuesta de mi cuerpo ya no era tan positiva.

Cada vez que practicaba siguiéndolo a él, más grados y milímetros de movilidad ganaba en todas las direcciones. Rápidamente compré todos los DVD´s disponibles en Australia, y me puse a practicarlos -día y noche- como una serie de movimientos encadenando uno tras otro. 

Si seguir los movimientos había sido útil, lo fue más el conocer a fondo los detalles detrás de cada uno y practicarlos siguiendo las instrucciones del Maestro. La información incluía la postura correcta, el método de respiración y los meridianos de acupuntura de la Medicina Tradicional China (TCM) en el que debíamos centrarnos al realizar cada secuencia, así que pasé cada vez más horas practicando con sus videos. Terminaba uno, lo sacaba y continuaba con el otro hasta agotarme o aburrirme. 

Aunque tan sólo fueran unos centímetros o grados recuperados, ese avance -y en la misma medida- me ayudaba a alargar el tiempo que podía estar sentada o acostada y descansar. Pasé de dormir una sola hora, a una hora y media, dos y eventualmente, hasta cinco horas seguidas. Dormir fue una bendición.

Podría decirse que mi experiencia con el Qigong, y en particular con el estilo del Ziran Qigong del Maestro Liu Deming, es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo, y mostrarte un camino hacia la recuperación de la salud y la felicidad: “no hay mal que por bien no venga”.

Fotografía de Anne Augé. Avignon, 2016.

“No hay mal que por bien no venga”

El camino hacia la autosanación. Cómo olvidar los dichos y refranes mexicanos populares que con tanta frecuencia recitaban a coro -en mi caso, mis abuelas, mi mamá y mis tías- cada vez que les narrábamos un acontecimiento que creíamos catastrófico o trascendental en ese momento, aunque algunas veces, eventualmente resultara ser un drama pasajero.  De […]

El cuerpo dice ¡basta!

A mis cuarenta y dos años de edad y madre de un hijo de cinco años, me encontraba con problemas de movilidad en la columna y constante dolor intenso, debido a dos hernias discales en la zona lumbar (L3-L4 y L4-L5) que bloqueaban gran parte del paso de la información nerviosa a las piernas.   ¿Eres […]

Recordando las palabras mágicas: Chi Kung

De madrugada y sin poder dormir más horas por el dolor en la espalda (provocado un par de hernias discales en las lumbares que bloqueaban la médula espinal), me puse a pensar en qué ejercicio podía hacer sola y en la casa con fines curativos tal y como lo había sugerido -entre otras cosas- el […]

Aviñón: tres años después

Una mañana después de la clase de Aqua Gym, Neus, mi maestra, me pidió si le podía enviar los videos del Maestro que practicaba para dárselos a una de sus alumnas que sufría de un problema en las lumbares. Al entrar en la página web por primera vez en muchos meses, descubrí con sorpresa que […]

Preludio de Primavera: Acacias amarillas

En estas últimas semanas ha explotado la floración de los árboles de las Mimosas (Acacias), y las montañas y los jardines se han cubierto de flores amarillas brillantes que contrastan con el frío, la neblina y los cielos grises del invierno. Son las primeras notas de color en el paisaje urbano y en el bosque […]

ARISEN ALBA

Un espacio dinámico en donde el arte, la salud, el movimiento del cuerpo y las experiencias de la vida se unen.

Ana Isabel Villaseñor

ARISEN ALBA
Barcelona y México
ana@arisenalba.com

Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Salud y Movimiento del cuerpo Ziran Qigong

Recordando las palabras mágicas: Chi Kung

De madrugada y sin poder dormir más horas por el dolor en la espalda (provocado un par de hernias discales en las lumbares que bloqueaban la médula espinal), me puse a pensar en qué ejercicio podía hacer sola y en la casa con fines curativos tal y como lo había sugerido -entre otras cosas- el neurocirujano esa mañana, después de aplazar la cirugía con la esperanza de que mi cuerpo pudiera autosanarse. 

De repente, recordé las palabras “chi kung” que había escuchado por primera y única vez hacía veinte años en la terraza del jardín de casa de mis tíos, cuando el hermano de mi madre se encontraba en la fase terminal de una grave enfermedad y las diferentes terapias naturales alternativas le estaban ayudando a mejorar la calidad de sus últimos meses de vida.

Al llegar ahí, en su lugar me encontré con un grupo de mujeres -entre las que se encontraba mi mamá- reunidas en la terraza del jardín alrededor de una mujer china recién llegada a la ciudad. Su nombre era Lee Lee, y les estaba enseñando una técnica ancestral curativa que había permanecido en secreto, oculta en monasterios: el Qi Gong

La historia de su origen era fascinante y los movimientos, increíblemente suaves y fluidos, se conectaban uno a otro como una coreografía de baile pausada, pero orquestada con un ritmo lento perfecto para darnos el tiempo de sentir y recrear las bellas imágenes -ricas en frases poéticas- con las que la profesora nos estaba guiando.

Esa breve y única experiencia fue suficiente para recordarla veinte años después en Barcelona.

Sin dudarlo, teclee las letras guiándome por el sonido de las palabras, e inmediatamente me aparecieron en Google una larga lista de posibilidades, entre los que se encontraban los vídeos del Maestro Liu Deming, lo que a posteriori resultó ser un golpe de suerte.

Fotografías y escrito por Ana Isabel Villaseñor Urrea

Siguiente:

Descubriendo al Maestro Liu Deming

Podría decirse que mi experiencia con el Ziran Qigong del Maestro Liu Deming, es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo, y mostrarte un camino hacia la recuperación. Por Ana Isabel Villaseñor. BLOG

Te puede interesar:

Entrevista al Maestro filmada en Barcelona por Ana Isabel Villaseñor Urrea, dividida en pequeñas cápsulas y con transcripciones.

arisen alba

ana@arisenalba.com

Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Salud y Movimiento del cuerpo Trauma Ziran Qigong

Los primeros pasos hacia la recuperación

Comienza el largo maratón.

Llegué a la consulta del neurocirujano creyendo que sería una carrera rápida de cien metros, que el problema de mis hernias discales se solucionaría rápidamente en el quirófano, y me encontré al principio de un maratón que durará toda mi vida.

Además de la toma de conciencia y del trabajo interior personal para modificar los hábitos y patrones de conducta dañinos que me explicó el doctor, se necesita fortalecer el organismo, es decir, ampliar e incrementar la capacidad de respuesta del cuerpo para afrontar el proceso de regeneración que está llevando a cabo (son como los ingredientes y los utensilios necesarios para preparar una receta de cocina), lo que a grandes rasgos consiste en:

  • reducir la inflamación en la zona con baños de inmersión calientes, compresas calientes, cremas o parches especiales y desinflamantes,
  • aumentar los niveles de Serotonina para regenerar las terminaciones nerviosas y la zona de la médula espinal afectada, 
  • combatir el dolor con técnicas naturales que no sean ni adictivas ni invasivas a largo plazo para evitar la drogodependencia, tales como la acupuntura o los masajes, 
  • monitorización en sangre los niveles de vitaminas y otros indicadores específicos en reumatología de la mano de un especialista, 
  • introducir nuevos hábitos para cambiar el estilo de vida (porque lo que estaba haciendo me había conducido hasta ese final del camino), 
  • aprender a canalizar las emociones de una manera positiva y creativa, 
  • hacer lo que te hace feliz, 
  • soltar y dejar atrás lo que te hace infeliz,
  • reducir el estrés a cero, 
  • aprender a escuchar a tu cuerpo (en mi caso, tengo una tolerancia al dolor muy alta), 
  • hacer ejercicio sin dolor y sin forzarlo, 
  • caminar todos los días,
  • y estar más en contacto con la naturaleza, al aire libre y bajo el sol.

Pese a la larga lista de deberes, estaré siempre agradecida por la sabiduría, la honestidad del Doctor Prim; su enorme empatía y la manera tan honesta, ética, cálida y serena con la que me trató durante todo el tiempo que estuvimos en su consulta, me llenó de confianza y serenidad para afrontar el reto. 

Descubriendo al Maestro Liu Deming por Ana Isabel Villaseñor Urrea

IMPORTANTE

A lo largo de todo el proceso de recuperación y mantenimiento, he sido acompañada por especialistas. Primero por el Doctor Prim (neurocirujano), y una vez que me dio de alta, por el Doctor Fernando Martínez Pintor (reumatología) para darle seguimiento.

En cuanto al manejo del dolor intenso en periodos específicos, he recurrido tanto al Doctor Teixidor para sesiones de acupuntura, como al Doctor Martínez Pintor cuando el detonante ha sido una actividad física y deportiva.

SIGUIENTE:

Descubriendo al Maestro Liu Deming

Podría decirse que mi experiencia con el Ziran Qigong del Maestro Liu Deming, es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo. Espero que mi experiencia de recuperarme de un par de hernias discales lumbares sin cirugía, sirva a otras personas a encontrar su camino hacia la autosanación: el cuerpo tiene la capacidad de autoregenerarse.

Cambios a favor

Cada vez presto más atención a los árboles y plantas para comprender mis circunstancias y tomar decisiones. Si te fijas en ellos enseguida percibes sus “latidos”, que se hacen eco en los tuyos. Y así, ocupándote de ti,confirmas si estás en el sitio adecuado, o si necesitas más luz, o menos agua, o un lugar […]

La sombra de un árbol torcido

Sigue viva en mi memoria la frase que pronunció, hace más de 40 años, la directora de la escuela católica en la que me formé: “Un árbol que crece torcido jamás su tronco endereza”. Si bien es cierto que dicha expresión nunca iba explícitamente dirigida hacia mí, sin embargo, flotaba alrededor mío como amenaza siempre […]

Encuentro con un árbol caído

¿Y si del árbol caído hacemos otra cosa (que no sea leña)? Cuando vemos un árbol caído observamos un tronco “truncado”, en el sentido de interrumpido en su crecimiento hacia arriba. Esta afirmación nos puede conducir a dos reflexiones y un juego de palabras. 1 La primera de ellas tiene que ver con la representación […]

Raíces al descubierto

Estoy acostumbrada a leer, en relación con textos que nos presentan la teoría de la atracción, lo importante que es definir lo indefinido para “atraer” o alcanzar aquello que deseamos (o creemos desear). El verbo definir (del latín definire) está formado por el prefijo de- que puede marcar una dirección (de arriba hacia abajo, de […]

2021: una tierra de tesoros

Esa es la prometedora metáfora que nos trae el nuevo año lunar del calendario chino que comenzó con la primera luna nueva de febrero (el día 11 en la noche). Al mirar al búfalo 牛 (niú) -el animal cuyos atributos permearán todo el año- echado en el suelo de la escultura de jade, nos preguntamos si conseguiremos levantarnos. […]

ARISEN ALBA

ana@arisenalba.com

Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Salud y Movimiento del cuerpo Trauma Ziran Qigong

El cuerpo tiene la capacidad de raparse y curarse a sí mismo

El daño a las lumbares ya está hecho y eventualmente necesitará una intervención quirúrgica, pero debía -y debo, en presente- intentar aplazarla el mayor tiempo posible. 

Dada mi edad y mi buen estado de salud en general, mi cuerpo hará todo lo posible por regenerar la zona dañada y curarse a sí mismo, sólo tenía que darle la oportunidad y facilitarle el trabajo. 

Además del seguimiento médico, tenía que comprender que el hecho de que una persona externa lo resuelva por mi (con la intervención médica), no evita que al cabo de unos años, con toda seguridad, desarrolle mas complicaciones en la columna y otras hernias discales, puesto que la raíz del problema continúa estando ahí y sin resolverse, causando daños invisibles -como las termitas- hasta que todo se derrumba. 

Sin embargo, para facilitar el proceso de sanación, hay que tomar conciencia de tres aspectos importantes de cómo se llega hasta ahí:

1.     La herencia genética. 

A nivel biológico, la propensión a ciertas enfermedades o padecimientos que también están presentes en otros miembros y generaciones de mi familia (la lista de familiares con problemas en las lumbares es larga y continúa en aumento). Además, en mi caso, la vértebra L5 es más angosta y está ligeramente rota, posiblemente por un accidente o una caída fuerte durante la niñez (solía montar a caballo), con lo cual había un mayor bloqueo en esa zona.

2.     El contexto familiar, social y cultural.

Observar y comprender cuáles son los patrones que estoy reproduciendo de mi entorno familiar, social y cultural, sobre todo en cuanto a la forma de manifestar y canalizar -interna y externamente- las emociones, las creencias, las relaciones y la comunicación, el control, la auto-regulación, los problemas y el estrés en el cuerpo. 

Al ser aprendidas, pueden modificarse mediante un proceso a fondo de sensibilización y autoconocimiento que puede hacerse en solitario, o con el acompañamiento de un terapeuta cualificado. Lo que sí es importante es la implicación de tu entorno inmediato para facilitar el proceso e introducir los cambios sistemáticos necesarios a corto, mediano y largo plazo.

3.     El contexto biográfico personal: Yo.

Responder a la pregunta de ¿por qué, un problema latente se detonó en ese preciso momento de mi vida? 

Además del presente y el pasado inmediato, hay que remontarse hacia atrás para encontrar el origen del problema.

A veces es un reflejo de una herida emocional con una huella muy profunda y aún abierta que habíamos “olvidado”; o más bien un evento traumático que “ocultamos” debajo de otros para no verlo, ni mucho menos recordarlo, a la espera de un mejor momento para lidiar con él. Quizá sea una situación de vida o muerte que afrontamos y creíamos superada, especialmente durante la niñez, pero que resurge cada vez que nos sentimos amenazados, activando gatillos instintivos de respuesta de huir, pelear, paralizarse o fingir (flight, fight, freeze, or fake response), nublando y limitando nuestra capacidad para actuar y responder en el momento presente. O hasta puede tratarse de creencias adquiridas sobre nosotros mismos que desarrollamos cuando éramos niños y que seguimos perpetuando hasta convertirnos en aquél personaje que recreamos, a manera de imagen distorsionada y borrosa que nos devuelve el espejo al mirarnos, y que provoca una desconexión interna entre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Existe mucha información, libros y videos sobre El Trauma y la Somatización. Personalmente, les recomiendo a los doctores Peter A. Levine (en español), Gabor Maté, Steven Porges y Dan Siegel, a quienes he estudiado y en cuyos webinars he participado.

ADVERTENCIA. La herida emocional puede estar oculta o ser muy profunda, por lo que aconsejo solicitar la ayuda y el acompañamiento profesional de un terapeuta especializado en el tema, antes de adentrarse en el proceso.

SIGUIENTE: Descubriendo al Maestro Liu Deming

Podría decirse que mi experiencia con el Ziran Qigong del Maestro Liu Deming, es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo, y mostrarte un camino hacia la autorecuperación, la vida saludable y la felicidad duradera. Compartiendo mi historia espero otras personas se beneficien también.

ana@arisenalba.com

Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Salud y Movimiento del cuerpo Trauma Ziran Qigong

El cuerpo dice ¡basta!

A mis cuarenta y dos años de edad y madre de un hijo de cinco años, me encontraba con problemas de movilidad en la columna y constante dolor intenso, debido a dos hernias discales en la zona lumbar (L3-L4 y L4-L5) que bloqueaban gran parte del paso de la información nerviosa a las piernas.  

¿Eres consciente de que este problema en la espalda es algo que aparece a partir de los 60 años? Nos dijo asombrado el doctor Josep Prim Capdevilla, neurocirujano en la Clínica Teknon de Barcelona (especialista en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan al Sistema Nervioso y a la médula espinal) a mi esposo y a mi. Y no sólo eso -agregó inquieto al ver los detalles en las imágenes de la resonancia magnética- además, quiero que sepan, que son de las peores que he visto en mi vida. 

Como podrán imaginarse, tras dos meses sin poder dormir más de una hora al día porque el dolor me impedía continuar acostada, ni de poder sentarme durante más de treinta minutos seguidos, me costaba trabajo caminar, no podía girarme ni agacharme y necesitaba la asistencia de mi esposo para vestirme, calzarme, ducharme, sentarme o levantarme, lo que deseaba y necesitaba era una solución. 

Estaba preparándome para escuchar la sentencia con la fecha para la cirugía -como había sucedido con los otros doctores especialistas en problemas de columna que habíamos consultado antes-, pero nos sorprendió diciendo: “¿sabes que el cuerpo tiene la capacidad de auto-sanarse?”. Y acto seguido, prosiguió a explicarnos por qué descartaba la cirugía.

SIGUIENTE:

“El cuerpo tiene la capacidad de repararse y curarse a sí mismo”.

Descubriendo al Maestro Liu Deming

Podría decirse que mi experiencia con el Ziran Qigong del Maestro Liu Deming, es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo, y mostrarte un camino hacia la autorecuperación, la vida saludable y la felicidad duradera. Compartiendo mi historia espero otras personas se beneficien también.

ana@arisenalba.com

Categorías
Descubriendo al Maestro Liu Deming Salud y Movimiento del cuerpo Ziran Qigong

“No hay mal que por bien no venga”

El camino hacia la autosanación.

Cómo olvidar los dichos y refranes mexicanos populares que con tanta frecuencia recitaban a coro -en mi caso, mis abuelas, mi mamá y mis tías- cada vez que les narrábamos un acontecimiento que creíamos catastrófico o trascendental en ese momento, aunque algunas veces, eventualmente resultara ser un drama pasajero. 

De la larga lista, el más repetido, sin duda alguna, ha sido el de recuerda que.

no hay mal que por bien no venga”.

Lo traían a colación tanto si sollozábamos a mares y desconsoladas porque acabábamos de terminar con el novio, como si hubiéramos sufrido una caída del caballo que requería atención médica urgente, comentábamos una enfermedad grave o la venta de un negocio o lugar entrañable.

Con los años, comprendías que la frase también la utilizaban como un cierre y clausura de algo. Un punto y a parte en la narración, indicando con el silencio en la conversación que religiosamente le seguía -muy breve para no incomodar a los presentes-, que las respuestas a los espacios en blanco que tan desesperadamente buscábamos rellenar en ese preciso instante, únicamente podrían revelarse con el paso del tiempo. La conversación se detiene, pero no así el proceso de aprendizaje personal -y en solitario- que exige silenciar tus miedos, aceptar lo sucedido, rendirse al aquí y al ahora, renunciar a un desenlace específico y confiar -más allá de creencias religiosas- en que el resultado final será el mejor de todos los posibles. 

Un punto y aparte que nos obliga a pasar página porque “la vida sigue”, pero que no pretende cerrar nuestra herida sino que la deja en suspensión, esperando a que regresemos de caminar del bosque, que mudemos de piel como una serpiente, o quizá -en los casos más complejos y profundos que nos desgarran por dentro y por fuera-, hasta que nos transformemos de orugas a mariposas. 

Por supuesto que la velada promesa de un futuro mejor implícito en el refrán, no impide que te quedes dándole vueltas en la cabeza a lo sucedido, una y otra vez, en un intento -generalmente fallido- de que pasados unas horas o inclusive unos días, todo cobre sentido y se resuelva como por arte de magia.

El trabajo interior que requiere soltar o dejar ir ya sea un sueño, una persona, una relación, un lugar, una culpa o un fracaso -por nombrar algunos casos- es complejo, pero la repetición silenciosa de esa frase anclada en un futuro mejor, siempre tiene el efecto de bálsamo sanador que ayuda a curar todas las heridas.

Lo más sorprendente es que el mentado dicho popular hace su aparición cuando menos te lo esperas, iluminando el cielo como un rayo para sacudirte hasta la médula, con el estruendo ruidoso de su llegada.

Es así como mientras el tren hacía el trayecto inverso de la ruta para regresar de Madrid a Barcelona (muy lejos de México y de las voces familiares que me lo recordaran para levantarme el ánimo) después de mi segundo curso de Ziran Qigong con el Maestro Liu Deming, también lo hacía yo en el tiempo, reflexionando con una sonrisa sobre esos tres últimos años de mi vida que los había pasado inmersa en la recuperación de mi salud. 

Aunque el proceso continúa y ha sido un reto difícil, aparentemente inalcanzable por momentos, cuanta razón tenían al decir que “no hay mal que por bien no venga”.  

Esta es mi historia.

Descubriendo al Maestro Liu Deming

Podría decirse que mi experiencia con el Ziran Qigong del Maestro Liu Deming, es la historia de cómo una circunstancia negativa y dolorosa en la vida puede transformarse en un verdadero regalo. Espero que compartirla ayude a otras personas a confiar en su capacidad para superar cualquier dificultad y sus problemas de salud. Por Ana Isabel Villaseñor.

El cuerpo dice ¡basta!

A mis cuarenta y dos años de edad y madre de un hijo de cinco años, me encontraba con problemas de movilidad en la columna y constante dolor intenso, debido a dos hernias discales en la zona lumbar (L3-L4 y L4-L5) que bloqueaban gran parte del paso de la información nerviosa a las piernas.   ¿Eres […]

El cuerpo tiene la capacidad de raparse y curarse a sí mismo

El daño a las lumbares ya está hecho y eventualmente necesitará una intervención quirúrgica, pero debía -y debo, en presente- intentar aplazarla el mayor tiempo posible.  Dada mi edad y mi buen estado de salud en general, mi cuerpo hará todo lo posible por regenerar la zona dañada y curarse a sí mismo, sólo tenía […]

Los primeros pasos hacia la recuperación

Comienza el largo maratón. Llegué a la consulta del neurocirujano creyendo que sería una carrera rápida de cien metros, que el problema de mis hernias discales se solucionaría rápidamente en el quirófano, y me encontré al principio de un maratón que durará toda mi vida. Además de la toma de conciencia y del trabajo interior […]

Recordando las palabras mágicas: Chi Kung

De madrugada y sin poder dormir más horas por el dolor en la espalda (provocado un par de hernias discales en las lumbares que bloqueaban la médula espinal), me puse a pensar en qué ejercicio podía hacer sola y en la casa con fines curativos tal y como lo había sugerido -entre otras cosas- el […]

Descubriendo al Maestro y al Ziran Qigong

Después de recordar las palabras mágicas “Chi Kung”, descartar muchos videos disponibles online e intentar infructuosamente seguir otros más, uno de ellos captó mi atención porque estaba filmado en un espacio verde arbolado y con una luz cálida que me recordó esa tarde en el jardín de la casa de mi tío. Era del Maestro […]

Aviñón: tres años después

Una mañana después de la clase de Aqua Gym, Neus, mi maestra, me pidió si le podía enviar los videos del Maestro que practicaba para dárselos a una de sus alumnas que sufría de un problema en las lumbares. Al entrar en la página web por primera vez en muchos meses, descubrí con sorpresa que […]